Siembra un pensamiento y cocecharás una acción

Mente Sana

Siembra un pensamiento y cocecharás una acción, siembre una acción y cocecharás un ábito, siembra un ábito y cocecharás un carácter, siembra un carácter y cocecharás un destino (Mahatma Gandhi).

Finalmente todo empieza con un pensamiento, de ahí la importancia de sanar, cuidar y desarrollar el impulsor de nuestra vida y finalmente de nuestro destino: La Mente.

El antiguo adagio declara: “Mens sana in corpore sano” (mente sana, cuerpo sano). Claro que sí, la resultante de una mente sana, es un cuerpo y una vida sana. Este artículo es un recurso para alcanzar un un estado pleno del ser.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) declara:  «La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no sólo la ausencia de enfermedad». Por tal razón estas tres dimensiones de la salud deben ser atendidas.

En el ámbito de la salud mental y dentro de ella la emocional, el psicólogo norteamericano Albert Ellis, menciona acciones que podemos realizar para alcanzar la felicidad. Entre las sugerencias se encuentran: soreír, agradecer y abrazar.

Cuando sonreímos el cerebro entiende que algo bueno está ocurriendo y se generan ormonas que recorren el  torrente sanguíneo, creando una sensación plascentera de bienestar general. De manera que la sugerencia es sonreir toda vez que se pueda, la sonrisa es contagiosa, ilumina el rostro y genera entre ostras ormonas endorfinas que genera una sensación placentera en todo el organismo.

Por otro lado agradecer, es una acción simple, pero que en gran medida la descuidamos. La etimología de la palabra agradecer, viene de gratis, es decir agradecer por las cosas gratis que recibimos, es una inyección de estímulo para el bienestar integral. ¿qué recibis gratis en tú vida? El aire, el sol, el río, los elementos naturales y el afecto de los demás son elementos que se obtienen gratis y hay que agradecer por ellos.

Por último, por mencionar tres, abrazar genera una sensación de bienestar  que fortalece el esta anímico. Se menciona en psicología el término nihilismo o vacío existencial que es la sensación de la falta de algo sin poder identificar qué es.

Las personas intentan llenar el vacío del alma con cosas y es así que no es lo material lo que llena el vacío del ser. Dijo Pablo Neruda: “La felicidad es interior, no exterior, por lo tanto no depende de lo que tenemos sino de lo que somos”.

Hay tres emociones que se lograrán con estas tres acciones, son a saber la paz, la esperanza y la felicidad. La paz es cuando nos despojamos de todas las emociones negativas, la esperanza es cuando esperamos lo mejor y la felicidad es cuando nos apropiasmos de todas las emociones positivas. Y recordá siempre que felicidad empienza con Fe.

Por | Lic. Alejandro Benegas

Ver más | www.mentesana.online

Ver más | Salud

Deja un comentario