Para Argentina no hay un dólar

Banqueros de Wall Street enviaron un mensaje sugerente a los representantes de Milei: «Argentina no cuenta con un solo dólar».

El mercado sigue con cautela los eventos políticos y se prepara para la posibilidad de una victoria del candidato libertario. Massa apuesta todo a mantener bajo control al dólar, pero se esperan fuertes presiones en octubre. El temor a una salida descontrolada de la crisis actual está en aumento.

El fallo inicial de la justicia estadounidense, que obliga al Estado argentino a pagar 16.000 millones de dólares por la expropiación de YPF, fue recibido como una verdadera sorpresa al final de la semana. Esto significa una carga adicional para el próximo gobierno que asumirá el 10 de diciembre y consolida la creencia arraigada en el mundo de las inversiones de que Argentina no respeta los contratos.

Es altamente probable que se repita la historia de los holdouts, es decir, los fondos buitre que no aceptaron los canjes de deuda realizados durante el gobierno de Kirchner. Después de múltiples apelaciones, finalmente se emitió un fallo definitivo, y durante ese proceso se tomaron medidas cautelares embargando activos argentinos en todo el mundo, incluyendo la fragata Libertad.

En última instancia, fue el gobierno de Mauricio Macri el que terminó pagando en efectivo a los fondos que habían demandado a Argentina, pero a costa de contraer deuda por más de 15.000 millones de dólares. La historia está a punto de repetirse, esta vez a favor del fondo Burford, que adquirió los derechos de litigio por la expropiación de la empresa.

Poco antes del fallo, los financieros Darío Epstein y Juan Nápoli se reunieron en Nueva York con cerca de 40 banqueros, muchos de ellos argentinos que han trabajado durante décadas en Manhattan. El mensaje de los ejecutivos de Wall Street no dejó lugar a dudas: «Argentina no cuenta con un solo dólar».

Sin posibilidad alguna

El mensaje va más allá de la propuesta de dolarización promovida por Javier Milei. La comunidad financiera tiene claro que actualmente no existe ninguna posibilidad de negociar préstamos millonarios para llevar a cabo una apuesta de tal magnitud. Argentina lleva varios años sin acceso al crédito externo, tampoco tiene margen para aumentar su deuda interna y ya ha agotado la última opción para cubrir los agujeros financieros: la emisión monetaria.

En estas circunstancias, la opción de dolarización propuesta por Milei es inviable y probablemente solo se quede como un eslogan de campaña. Esto no sería algo extraño en la política argentina: Alberto Fernández prometió antes de las elecciones pagar a los jubilados con los intereses de las Leliq, y cuatro años antes, Macri afirmaba que lo más fácil en su gobierno sería reducir la inflación.

Los enviados de Milei dejaron claro a sus interlocutores en Nueva York que un posible plan económico aún está pendiente y que no se ha confirmado ningún equipo. Esto tiene sentido, ya que la gran victoria obtenida en las elecciones primarias sorprendió a todo el mundo político, incluidos los propios libertarios, que no esperaban una ventaja tan grande.

El «círculo rojo» da por seguro que Milei llegará a la segunda vuelta y está calculando si se acerca lo suficiente a una victoria en la primera vuelta. Para lograr eso, debería obtener al menos diez puntos más que en las elecciones primarias (para superar el 40% de los votos) y además obtener al menos diez puntos de ventaja sobre el segundo candidato. Ninguna de las dos condiciones está garantizada, ni mucho menos.

La apuesta de Massa

Mientras tanto, Sergio Massa acelera el ritmo para pasar a la segunda vuelta. En los últimos días logró estabilizar el tipo de cambio y el dólar libre cayó de un máximo de 750 pesos a 710 pesos. El contado con liquidación, que había alcanzado los 815 pesos a fines del mes pasado, terminó la semana en 742 pesos. La implementación de la nueva versión del dólar soja ha permitido una mayor oferta de divisas, ya que el 30% de la liquidación se realiza a través del CCL.

La estrategia del ministro de Economíadebería estar enfocada en mantener la estabilidad del tipo de cambio y contener cualquier presión sobre el dólar. Sin embargo, es probable que se enfrenten a fuertes presiones en octubre, especialmente si la incertidumbre política continúa aumentando.

El fallo de la justicia estadounidense que obliga a Argentina a pagar 16.000 millones de dólares por la expropiación de YPF representa una carga adicional para el próximo gobierno. Esto consolida la creencia en el mundo de las inversiones de que Argentina no respeta los contratos, y es probable que se repita la historia de los holdouts, con embargos de activos argentinos en todo el mundo.

En cuanto a la propuesta de dolarización promovida por Javier Milei, los banqueros de Wall Street dejaron claro que Argentina actualmente no cuenta con los recursos necesarios para llevar a cabo una apuesta de tal magnitud. El país lleva varios años sin acceso al crédito externo, no puede aumentar su deuda interna y ha agotado la opción de emitir más dinero. En estas circunstancias, la dolarización propuesta es inviable.

Aunque Milei ha obtenido una gran victoria en las elecciones primarias, aún no se ha confirmado ningún plan económico ni equipo. La posibilidad de que llegue a la segunda vuelta es alta, pero no está garantizada. Por otro lado, Sergio Massa está acelerando su ritmo para pasar a la segunda vuelta y ha logrado estabilizar el tipo de cambio en los últimos días.

En resumen, la situación política y económica en Argentina es incierta y existen preocupaciones sobre la capacidad del país para hacer frente a sus obligaciones financieras. El próximo gobierno enfrentará desafíos significativos, incluyendo el fallo de la justicia estadounidense y la presión sobre el tipo de cambio. La propuesta de dolarización de Milei parece inviable en las actuales circunstancias, y se espera una dura batalla política en las elecciones.

Ver más | infobae

Ver más | Economía

Descubre más desde INFOPASO

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Scroll al inicio