Nadie está exento del riesgo de padecer Parkinson

Aseguran que “nadie está exento del riesgo” de padecer Parkinson. En Corrientes habría 1.200 enfermos.

La Fundación “Vamos Juntos Parkinson” es la única en su tipo en Corrientes, desde la cual estiman la existencia de 1.200 enfermos en la provincia con esta patología. “Nadie está exento del riesgo”, aseguran desde la misma y advierten que “llevar una vida sana” tampoco exime del mal. En la entidad trabajan para mejorar la calidad de vida de los pacientes, pero encuentran muchos obstáculos y piden comprensión social y familiar, entendiendo que “merecen una oportunidad” quienes la padecen.

Cada 11 de abril se conmemora el Día Mundial del Parkinson, declarado por la Organización Mundial de la Salud en 1997, coincidiendo con el aniversario del nacimiento de James Parkinson, neurólogo británico que en 1817 describió lo que en aquel tiempo llamó Parálisis Agitante y que hoy en día se conoce como Enfermedad de Parkinson. Cuando se presenta este mal, las neuronas que producen dopamina mueren lentamente y sin la dopamina, las células que controlan el movimiento no pueden enviar mensajes apropiados a los músculos.

Con motivo de esta fecha, el presidente de “Vamos Juntos Parkinson”, Daniel Merino fue consultado sobre la fundación que dirige, señalando que la misma “está procurando proveer los mejores elementos posibles, de lo que se conoce actualmente, para mejorar la calidad de vida del paciente”. No obstante, aclaró que “esto no quiere decir que hayamos solucionado todo, porque hay algunos pacientes que están en una situación compleja, muy avanzados, internados en su domicilio o muy alejados del centro de atención y obviamente eso significa un mayor deterioro para la calidad de vida del paciente”.

En este sentido, Merino se sinceró y admitió que “eso no lo estamos pudiendo solucionar, pero por lo menos aquellos que están en un estadio medio se les ayuda a mejorar el tono muscular, a tener un mejor manejo del equilibrio y de los aspectos neuro-cognitivos”.

“Todo eso está contemplado en las actividades que hacemos en la Fundación y hay personal especializado que ayuda muchísimo para esto”, indicó al respecto. Y agregó que “tenemos pensado incorporar personal para recuperación foniátrica de la voz y cuando tengamos acceso a una pileta pública, vamos a recurrir a la hidroterapia, que es sumamente útil”.

“Mi sueño es tener un contacto muy sólido con la Fundación “Michael Fox” y que nos transmitan su experiencia, es un modelo mundial que para mí es muy valioso”, dijo luego pensando en el horizonte que la institución tiene por delante.

Explayándose más en los proyectos de “Vamos Juntos Parkinson”, señaló que “queremos ir a Japón el año que viene para presentar en un congreso nuestros trabajos de investigación”. Estos se refieren a “adiestramiento de canes para la detección de posibles volátiles en la enfermedad de Parkinson (elementos que pueden ser captados por olor)”, y otro sobre el contenido de levodopa de la ‘mucuna pruriens’ (es un haba).

Vale indicar que, a partir de los años 60, la levodopa (sustancia que se transforma en dopamina una vez que llega al cerebro) significó un gran avance en el tratamiento de la enfermedad. Las medicinas que aportan levodopa al organismo mejoran todos los síntomas motores cardinales, ya que tienen la virtud de suplir el déficit del neurotransmisor dopamina que padecen las personas con Párkinson.

“También hacemos actividad física, boxeo y estamos preparando una obra de teatro”, indicó Merino sobre las actividades semanales que desarrollan en su sede ubicada en San Lorenzo 635 de la ciudad de Corrientes. “La pérdida de dopamina no consideramos que nos debe quitar la vida, hay que hacer un esfuerzo y generar dopamina de otra manera”, aclaró.

Por ello es que el domingo último desde la Fundación adelantaron la conmemoración por el Día Mundial del Parkinson con una jornada especial que desarrollaron en Costanera y 3 de abril durante la mañana. Allí, alrededor de 40 personas se reunieron, entre pacientes y familiares, y realizaron una “pedaleada” junto a la Agrupación de Pedalistas Corrientes y una caminata por alrededores, jugaron al tejo y culminaron con una presentación de las actividades que realizan regularmente. “La dopamina también se obtiene programando pasarla bien y eso fue lo que hicimos”, valoró sobre la ocasión.

Sobre las causas que original la enfermedad, Merino aclaró que las investigaciones al respecto todavía no son determinantes y advirtió que “del Parkinson nadie está exento del riesgo, si bien es una enfermedad más proclive a afectar a gente mayor de 60 años, la persona más joven registrada está en España y tiene 19 años”, considerando además que el actor estadounidense Michael Fox fue diagnosticado a los 28 años. “Y no es algo que, por haber llevado una vida sana, uno esté exento”, volvió a advertir.

En tanto, Merino fue realista sobre la situación del Parkinson al sostener que “así como hay gente que lucha contra esta enfermedad, hay otras que no tiene posibilidad de luchar, porque no tienen el apoyo familiar que nosotros tenemos”. Por ello, pidió que “piensen que pueden ser afectados sus padres, hermanos, tíos e hijos y merecen una oportunidad, son seres que tienen mucho potencial”.

“Y le pido a las personas con Parkinson que participen, la vida no está perdida y que no sobrecarguen demás a sus familias, que comprendan que tienen herramientas propias para salir adelante”, dijo en un franco mensaje a sus pares.

Merino estimó luego que en la provincia hay unas 1.200 personas que sufren este mal y remarcó que “Vamos Juntos Parkinson” es la única en Corrientes de su tipo, mientras que en la vecina provincia del Chaco no hay ninguna y que había en Misiones se extinguió.

Al revisar las posibles causas de esta realidad, reconoció que “es difícil mantener la estabilidad, el Parkinson es una enfermedad que te quita las ganas de todo, pero hay que tener mucha fuerza de voluntad para salir adelante, aún enfermo y retorciéndose hay que salir a la calle”.

Y repasando su experiencia en el tema, afirmó que “vimos muchas cosas, inclusive personas que tuvieron diagnósticos errados durante diez años con tratamientos incorrectos, algunos de los cuales perdieron la vida de esa manera”. Y sostuvo que “eso habla de un gran problema en este mal y es que no hay un marcador específico que claramente diga que la enfermedad que se padece se trata efectivamente de Parkinson”.

Fuente | Fundación “Vamos Juntos Parkinson”

Artículos relacionados: