Ley Ómnibus: Negociaciones contrarreloj para sesión del miércoles

Bloques de oposición dialoguista, en conjunto con mandatarios, lima estrategia de cara a maratónico debate de al menos 30 horas.

Con los ojos puestos en la reunión que encaran los gobernadores de Juntos por el Cambio y aliados, el Gobierno llamó formalmente a sesión para este miércoles en la Cámara de Diputados para tratar la ley ómnibus, desguazada por la oposición, que sigue pidiendo cambios en el texto.

Luego que los diputados recibieran anoche la nueva versión del proyecto, ya sin el capítulo fiscal entre otros ejes, hoy fue un día de trajín en la oficina de Martín Menem, donde se siguió punteando artículos.

La Libertad Avanza exhibió retrocesos en la redacción de la ley, y el PDF pierde páginas día tras día. Además del capítulo fiscal, fundamentalmente el eje de las retenciones y la movilidad previsional, sigue en discusión la delegación de facultades, que la oposición pide seguir limitando. Lo mismo ocurre con las privatizaciones, eje donde los llamados dialoguistas buscan mantener encorsetado al Gobierno.

Fue Nicolás Massot, parte del bloque Hacemos Coalición Federal que conduce Miguel Pichetto quien dijo: «En el sistema de privatizaciones propuesto todavía hay muchas diferencias que pueden requerir que haya mayores modificaciones”. Además de cuestionar el proceso de la década del noventa, indicó que otro punto en discusión es el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de Anses. Pidió que se permita a las provincias consolidar deudas, que se tengan en cuenta los juicios de los jubilados y las cajas no transferidas de 13 distritos.

Desde ese espacio también confiaron a Ámbito que este martes, en paralelo a las reunión de Labor Parlamentaria, se intensificarán los diálogos puertas adentro del bloque. «Todos esperan la reunión de los gobernadores para saber si hay voluntad. El Gobierno dice que no acepta más cambios y hay disconformidad», explicaron.

Mientras los referentes de los espacios amigables se mantenían “atrincherados” en la oficina de Menem, como señalaban, salió la convocatoria oficial a la sesión para el miércoles “solicitada por Oscar Zago”, como expresó la carta oficial firmada por Tomás Ise Figueroa, secretario Parlamentario. Esperan un debate que puede llegar a durar de mínima un día y medio de continuado.

Por su parte, el presidente del bloque de Unión por la Patria, Germán Martínez, volvió a cuestionar el proyecto por su “oscurantismo” y dejó entrever la posibilidad de un pedido de retorno a comisiones, ya que insiste en que el dictamen de mayoría fue firmado por los diputados sin conocer el texto.

Gobernadores

La reunión de la tarde en la sede del Consejo Federal de Inversiones (CFI) pendió de un hilo ante diferencias en una liga que, pese al tembladeral post derrota electoral de Juntos por el Cambio, no solo se mantuvo sin fisuras, sino que imantó a mandatarios que militaban en la vereda de enfrente.

Incluso, se esperaba durante la mañana la presencia del tucumano Osvaldo Jaldo, que no deja de enrolarse en el peronismo pese a haber apartado a diputados a un bloque independiente tras haber negociado con el oficialismo temas ligados al azúcar, el citrus y los biocombustibles a cambio de avales a la ley. Finalmente desistió, dijeron en su entorno. Envió como emisario al vice Miguel Acevedo. También otro vice PJ tuvo lugar en la mesa: el catamarqueño Rubén Dusso, segundo de Raúl Jalil. Se aguardaba la presencia de Martín Llaryora, de la combativa Región Centro que dinamitó las retenciones, que talla en el –supuesto- peronismo cordobés, con sillas en el gobierno libertario.

Mientras el scrum peronista se deshilacha, el de JxC ganó volumen político. Por eso, el ministro del Interior Guillermo Francos llegó a la cumbre, al igual que diputados de los bloques dialoguistas.

“No hay mayores inconvenientes para este miércoles, el tema es la ley fiscal, por ahora es más la incertidumbre que la precisión”, explicaban a Ámbito desde una provincia Juntos por el Cambio, donde los gobernadores fueron clave para seguir amputando el proyecto, como anunció el ministro de Economía Luis Caputo el pasado viernes.

La distribución el Impuesto País sonó como uno de los ejes clave, aunque muchos aseguran que era una carta de negociación para llevar al recinto si se trataba el paquete fiscal. Ahora, los mandatarios, amenazados con más recortes, aunque no quede dónde cortar, deberán dar la última estocada: asegurarse fondos que compensen la caída de coparticipación por la quita de Ganancias.

Ver más | ámbito

Ver más | Política

Descubre más desde INFOPASO

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Scroll al inicio