Javier Milei expuso en el Foro de Davos

Javier Milei expuso en el Foro de Davos: “El capitalismo de libre empresa es la única herramienta que tenemos para terminar con el hambre y la pobreza en el planeta”

El presidente pronunció un fuerte discurso en el que defendió el libre mercado. “Occidente está en peligro porque sus líderes fueron cooptados por una visión que conduce al socialismo y a la pobreza”, aseguró

El presidente Javier Milei dio hoy un fuerte discurso en el Foro Económico Mundial que se realiza en la ciudad de Davos, en Suiza, en el que defendió el capitalismo de libre mercado, fustigó al socialismo y al colectivismo, y aseguró que “Occidente está en peligro”.

El capitalismo de libre empresa es la única herramienta que tenemos para terminar con el hambre, la pobreza y la indigencia a lo largo y a lo ancho de todo el planeta”, afirmó el mandatario en una de sus frases más fuertes.

El jefe de Estado argentino había anticipado que iba a ir a Suiza a “plantar las ideas de la libertad en un foro contaminado por el socialismo”. Y en ese sentido enfocó su discurso: “Hoy estoy acá para decirles que occidente está en peligroEstá en peligro porque aquellos que supuestamente deben defender los valores de occidente se encuentran cooptados por una visión del mundo que inexorablemente conduce al socialismo, y, en consecuencia, a la pobreza”.

Allí, hizo su primera referencia al país: “Estamos acá para decirles que los experimentos colectivistas nunca solucionan los problemas que aquejan a los ciudadanos del mundo si no que, por el contrario, son su causa. Nadie mejor que nosotros los argentinos para dar testimonio de estas dos cuestiones”, afirmó.

Milei insistió con una idea que repitió durante su campaña electoral y, también, en varias oportunidades una vez que llegó a la Casa Rosada: “Cuando adoptamos el modelo de la libertad allá por 1860, en 35 años nos convertimos en la primera potencia mundial, mientras que cuanto abrazamos el colectivismo, en los últimos 100 años, vimos como nuestros ciudadanos comenzaron a empobrecerse sistemáticamente hasta caer al puesto 140 del mundo”.

Milei aseguró además que el capitalismo de libre empresa“no es un sistema político para terminar con la pobreza del mundo, sino que es el único sistema moralmente deseable para lograrlo”. Ante un colmado auditorio, hizo un recorrido histórico por la evolución de la humanidad, y aseguró que desde el año 0 hasta el 1800, “el PBI per cápita del mundo se mantuvo prácticamente constante”.

Fue a partir de la revolución industrial cuando, según el presidente, la economía mundial comenzó a crecer y permitió “sacar de la pobreza extrema al 95% de la humanidad”.

“La conclusión es obvia: lejos de ser la causa de nuestros problemas, el capitalismo de libre empresa como sistema económico es la única herramienta que tenemos para terminar con el hambre y la indigencia a lo largo y a lo ancho de todo el planeta. La evidencia empírica es incuestionable”, reafirmó Milei.

A continuación, criticó a “la doxa (opinión) de izquierda” que, dijo “atacó al capitalismo por cuestiones de moralidad por ser, según ellos, injusto”.

“Dicen que el capitalismo es malo porque es individualista, y que el colectivismo es bueno porque es altruista. Con la ajena. En consecuencia, bregan por la justicia social. Este concepto es una constante del discurso político desde hace más de 80 años. El problema es que la justicia social no es justa, sino que tampoco aporta al bienestar general. Muy por el contrario, es una idea intrínsecamente injusta porque es violenta”, fustigó.

Esa idea la argumentó en base a que, dijo, “el Estado se financia a través de impuestos, y el impuesto se cobra de manera coactiva. ¿O alguno puede decir que paga los impuestos de manera voluntaria? Lo cual significa que el Estado se financia a través de la coacción, y de que a mayor carga impositiva, menor es la libertad”.

“Gracias al capitalismo de libre empresa, hoy el mundo se encuentra en su mejor momento. El mundo de hoy es más libre, más rico, más pacífico y más próspero que en ningún otro momento de nuestra historia. Esto es cierto para todo, pero mucho más para aquellos países libres donde respetan la libertad económica y los derechos de propiedad de los individuos. Aquellos países que son libres, son 12 veces más ricos que los reprimidos”, continuó Milei.

Defensa del libre mercado y críticas al “feminismo radical”

En otra parte de su discurso, que duró 22 minutos y 37 segundos, Milei defendió en varias oportunidades la libertad de mercado, y también tuvo un párrafo para cuestionar al “feminismo radical” que, afirmó, impulsó el socialismo.

El mercado es un mecanismo de cooperación social donde se intercambian voluntariamente derechos de propiedad. Hablar de fallos de mercado es un oxímoron. Si las transacciones son voluntarias, el único contexto en el que puede haber un fallo es si hay coacción. Y el único que puede coaccionar, es el Estado, que tiene el monopolio de la violencia. Los fallos de mercado no existen”, dijo el presidente argentino.

Este es el modelo que nosotros estamos proponiendo para la argentina del futuro. Un modelo basado en los principios fundamentales del libertarismo: la defensa de la vida, de la libertad y de la propiedad”, añadió.

Según Milei, “los socialistas se vieron obligados a cambiar la agenda, dejando atrás la lucha de clases basada en el sistema económico para reemplazarla por otros supuestos conflictos sociales”. Fue allí cuando mencionó “la ridícula pelea entre el hombre y la mujer”.

“El libertarismo ya establece la igualdad entre los sexos. La piedra fundacional de nuestro credo dice que todos fuimos creados iguales, que todos tenemos los mismos derechos inalienables otorgados por el creador. En lo único que devino esta agenda de feminismo radical es en mayor intervención del Estado para entorpecer el crecimiento económico, dando trabajo a burócratas que no le aportaron nada a la sociedad, sea en formatos de ministerios de la mujer u organismos internacionales dedicados a promover esta agenda”.

Toda su exposición apuntó a cuestionar el intervencionismo, la dependencia del Estado y todo tipo de ideas que apuntan a controlar los destinos de millones de seres humanos: “Buena parte de las ideas aceptadas en Occidente son variantes colectivistas, ya sea que se declamen comunistas, fascistas, nazis, socialistas, socialdemócratas, keynesianos, progresistas, populistas, nacionalistas o globalistas. En el fondo no hay diferencias sustantivas, todos sostienen que el Estado debe dirigir la vida de los individuos”, amplió.

Sobre el final, volvió a hablar de nuestro país: “En argentina solemos decir que nuestro país siempre va a contramano del mundo. Hoy nosotros estamos volviendo a abrazar, luego de cien años de penumbras, el modelo de la libertad. Espero que esta vez, Argentina y el mundo recorramos juntos el camino de la prosperidad”.

“Que nadie les diga que su ambición es inmoral. El Estado no es la solución, el Estado es el problema mismo, ustedes son los verdaderos protagonistas de esta historia y sepan que a partir de hoy cuentan con Argentina como un aliado incondicional. ¡Viva la libertad, carajo”, fue la frase elegida para cerrar su exposición, que fue recibida por un efusivo aplauso!

Ver más | infobae

Ver más | Política

Ver más | Economía

Descubre más desde INFOPASO

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Scroll al inicio