EG.5 la última subvariante de COVID

¿Cuál es la última «variante de interés» de COVID y cuál es su gravedad?

Aunque la pandemia pueda parecer un recuerdo lejano para muchos, el coronavirus sigue propagándose y los nuevos casos aumentan debido a las últimas cepas mutadas del virus.

Una nueva subvariante de COVID-19 denominada EG.5 está aumentando en Europa tras haber sido identificada por primera vez a principios de este año.

Este mes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) la ha designado «variante de interés» a medida que aumentan los casos en todo el mundo.

¿Qué es la nueva variante EG.5?

EG.5 es un sublinaje de la variante Omicron de COVID-19 y está estrechamente relacionada con otras variantes que han estado circulando por todo el mundo. Se trata de una versión mutada del virus.

Su prevalencia ha aumentado en todo el mundo del 7,6% de los casos de COVID-19 a finales de junio al 17,4% a finales de julio. Por ello, la OMS lo ha designado ahora «de interés».

Pero el riesgo para la salud pública es bajo debido a su proximidad con variantes circulantes anteriores, según la OMS. No obstante, el organismo sanitario mundial señaló que la subvariante podría convertirse en dominante en algunos países o a nivel mundial y provocar un aumento de los casos de COVID-19.

«Está claro que tiene algún tipo de ventaja sobre las demás», explicó Rowland Kao, catedrático de Epidemiología Veterinaria y Ciencia de Datos de la Universidad de Edimburgo.

Pero dijo a Euronews Next que «no es ni de lejos algo tan dramático» como cuando la variante original de Omicron empezó a aumentar su prevalencia en todo el mundo en 2021.

Algunos han apodado«Eris» a **otro**sublinaje de EG.5, conocido como EG.5.1, un nombre que ha circulado en las noticias y en Internet.

¿Cuáles son los síntomas de EG.5 y es más grave que otras variantes?

Los síntomas de EG.5 parecen ser similares a los de otras variantes, dijo Andrew Pekosz, profesor del Departamento de Microbiología Molecular e Inmunología de la Universidad Johns Hopkins en una entrevista con la escuela de salud pública de la universidad.

Los síntomas comunes de la COVID-19 incluyen fiebre, tos y fatiga, así como secreción nasal, dolor de cabeza o dolor muscular. Puede parecer un resfriado, una gripe o una neumonía.

«No detectamos un cambio en la gravedad de EG.5 en comparación con otras subvariantes de Omicron que han estado en circulación desde finales de 2021», declaró a principios de este mes Maria Van Kerkove, responsable técnica de COVID-19 de la OMS.

Andrew Pollard, catedrático Ashall de Infección e Inmunidad en la Universidad de Oxford, señaló a Euronews Next que hay algunas pruebas de que Omicron y sus subvariantes son menos graves que las cepas anteriores del virus.

Sin embargo, es «difícil de interpretar, ya que la población es ahora muy inmune contra el virus y nuestra inmunidad también nos defenderá contra enfermedades graves».

¿Cuánto circula?

En un principio, el EG.5 circulaba en China, Japón y Corea del Sur, y ahora ha aumentado en Norteamérica y Europa.

En Francia, EG.5 representaba el 26% de las secuencias el 17 de julio, frente al 15% de las secuencias de la semana anterior, lo que es «coherente con la situación mundial», según la Sanidad Pública de Francia.

En el Reino Unido, EG.5.1, en particular, presenta la mayor tasa de crecimiento de variantes en el país y representa el 14% de los casos.

En Estados Unidos, EG.5 representa aproximadamente el 17% de los casos, más que cualquier otra variante de Omicron que se esté vigilando, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

«En varios países con una prevalencia creciente de EG.5 se han observado aumentos de casos y hospitalizaciones, aunque por el momento no hay pruebas de un aumento de la gravedad de la enfermedad directamente asociado a EG.5», indica la OMS en su evaluación de riesgos de la variante.

¿Hay que preocuparse por estas nuevas mutaciones de COVID?

«Cuanto más tiempo pase sin que se produzca un acontecimiento importante, poco a poco podremos volver a estar más tranquilos, debido a esa combinación de producción de vacunas e inmunidad natural… Pero es demasiado pronto para estar completamente satisfechos», afirmó Kao.

Incluso si la COVID-19 se convierte en otra infección respiratoria estacional circulante, si una variante «aumenta el número de casos de COVID, aunque no sea catastróficamente, el número de hospitalizaciones en combinación con lo que se espera habitualmente de la gripe, aún puede causarnos algunas dificultades reales», aseguró.

Actualmente, las vacunas COVID-19 se están adaptando a las variantes Omicron XBB, próximas a EG.5.

Pfizer y BioNTech solicitaron la aprobación reglamentaria de estos refuerzos a la Agencia Europea del Medicamento en junio.

«Las vacunas siguen proporcionando una excelente protección contra la enfermedad grave y la muerte causadas por todas las variantes de COVID-19», afirma Pollard, de la Universidad de Oxford.

«Las dosis de refuerzo reducen el riesgo de infección en aquellas personas frágiles, ancianas o con problemas de salud subyacentes que podrían empeorar si desarrollaran la infección. Es probable que las vacunas actuales proporcionen cierta protección contra esta variante», afirmó en un correo electrónico.

A medida que los países continúen secuenciando, seguirán apareciendo nuevas variantes. Los expertos señalaron esta semana otra variante que ha aparecido en Dinamarca e Israel con más mutaciones en la proteína de la espiga.

Van Kerkove, de la OMS, señaló que el COVID-19 está evolucionando y circulando en todos los países.

«Esto continuará y es para lo que tenemos que preparar», afirmó, instando a los países a seguir secuenciando y compartiendo públicamente los datos.

Ver más | Euronews

Ver más | Ciencia

Vder más | Salud

Descubre más desde INFOPASO

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Scroll al inicio