Donald Trump y los republicanos apuestan a Javier Milei

Donald Trump quiere visitar la Argentina para la jura, legisladores conservadores consideran invitar al líder libertario al Capitolio.

Donald Trump ha dicho a sus asesores que le gustaría asistir a la toma de posesión del nuevo presidente electo de Argentina, Javier Milei, este fin de semana, aunque los obstáculos logísticos hacen que la visita sea poco probable, según dos personas familiarizadas con el asunto.

Algunos miembros republicanos de la Cámara de Representantes viajarán a Buenos Aires para la toma de posesión. Varios conservadores de la Cámara han discutido la posibilidad de invitar al errático líder político libertario a dirigirse ante los legisladores, dijeron otras dos personas familiarizadas con esas discusiones internas, que también hablaron bajo condición de anonimato para reflejar las deliberaciones privadas.

Y desde Ben Shapiro Elon Muskdestacadas figuras de la derecha han respaldado al nuevo jefe de Estado latinoamericano, que ha alarmado a otros líderes mundiales con su populismo de extrema derecha y sus promesas de acabar con el establishment.

Los comentarios antiliberales de Milei han alarmado profundamente a muchos observadores de todo el mundo. Los conservadores estadounidenses, sin embargo, ven el ascenso del autodenominado “anarcocapitalista” como una oportunidad, tanto para estrechar los lazos entre Estados Unidos y Argentina como para responder a la creciente inclinación hacia la izquierda de países de toda América Latina. En los últimos años, países sudamericanos como Brasil o Colombia han elegido líderes de izquierda, lo que ha dado lugar a lo que algunos han denominado una segunda “marea rosa” en la región, que repite un cambio similar ocurrido en la década de 2000. Milei representa al menos un repudio parcial de esa tendencia, ya que llega al poder luchando contra una inflación asombrosa y la peor crisis económica del país en dos décadas.

Sus promesas de campaña -cerrar el banco central del país, por ejemplo, y erradicar una amplia gama de organismos gubernamentales- resuenan entre los conservadores de Washington, que ven en una segunda presidencia de Trump una oportunidad para impulsar prioridades derechistas similares. Milei y Trump tienen algunas diferencias en política económica: por ejemplo, Trump ha aumentado la deuda nacional estadounidense en billones de dólares, mientras que Milei ha prometido recortes masivos del gasto en Argentina.

Pero las muchas similitudes entre ambos son sorprendentes: comparten un abierto desdén por las instituciones de gobierno de sus países, una afinidad por las teorías de la conspiración y una plataforma pro-empresarial fuertemente opuesta a la estructura sindical.

En un mitin en Ankeny, Iowa, el sábado, Trump elogió a Milei y describió su candidatura como una apuesta para “Hacer Argentina grande otra vez” (“Make Argentina Great Again”, una adaptación de su slogan “Make America Great Again”).

“Ya vieron lo que pasó: se presentó como Trump. Fue Trump. ‘Make Argentina Great Again’”, dijo Trump a la multitud. “Fue perfecto. MAGA. Tenía una agenda MAGA porque es una agenda conservadora”.

Trump no es el único republicano que toma nota. El senador republicano de Texas Ted Cruz dijo en un comunicado que la presidencia de Milei “será un impulso significativo para la Argentina y para los intereses de Estados Unidos en el hemisferio occidental.”

“La administración Biden ha permitido que la región se aleje de Estados Unidos y se acerque a China, Rusia e Irán”, dijo Cruz. “Milei se ha comprometido a invertir estas tendencias, y espero trabajar con él para profundizar la relación entre Estados Unidos y la Argentina.”

El vínculo con los demócratas

Los demócratas también se han puesto en contacto con el nuevo líder argentino. La semana pasada, Milei se reunió con el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, mientras que altos funcionarios del Tesoro estadounidense también se reunieron con altos cargos del equipo del libertario. Elegido en parte por la altísima inflación que aflige a la economía argentina, Milei ya ha hablado con altos dirigentes del Fondo Monetario Internacional sobre su préstamo pendiente de 44.000 millones de dólares.

Milei también almorzó en Nueva York con el expresidente Bill Clinton, una reunión ofrecida debido a la experiencia de Clinton trabajando tanto con republicanos como con demócratas para tomar decisiones audaces que mejoren la economía, según un alto funcionario estadounidense. El exsenador Chris Dodd de Connecticut se unió al evento, y ambos demócratas elogiaron después al nuevo presidente argentino.

Un alto funcionario estadounidense, que habló bajo condición de anonimato, dijo que el gobierno de Biden quería enviar el mensaje de que quiere trabajar con Milei y tiene recursos disponibles para ayudar, si está interesado.

“Nunca ha estado en un gobierno federal”, dijo el funcionario. “Las maquinaciones de cómo funciona la burocracia federal son todas nuevas”.

El alto funcionario estadounidense también trató de restar importancia a la relación y las comparaciones entre Milei y Trump.

“No estoy convencido de que conozca muy bien a Trump”, dijo el alto funcionario, añadiendo que no cree que Milei fuera tan pro-Trump si lo conociera bien. “A Trump le encantan Rusia y Putin. A este tipo no le gusta Rusia ni Putin”.

Milei ha expresado un fuerte apoyo a Israel y Ucrania, un contraste con izquierdistas como el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva y el presidente colombiano Gustavo Petro, que han expresado escepticismo sobre la posición de Estados Unidos en esas guerras.

Los conservadores ven una gran posibilidad de establecer lazos con el nuevo gobierno de Milei, dada su forma de enfocar la política y la economía.

El nexo

Damián Merlo, un estratega político y lobista estadounidense que asesora al presidente de El Salvador, Nayib Bukele, coordinó una entrevista en septiembre entre Milei y Tucker Carlson, el expresentador de Fox News que ahora transmite un programa en la red social X. Merlo, cuyos padres son argentinos, viajó a Argentina con Carlson para reunirse con el equipo de Milei. El lobista ha asesorado al equipo de Milei y ha ayudado a ponerlo en contacto con políticos republicanos en Estados Unidos.

Desde la victoria de Milei, Merlo ha ayudado a poner en contacto al equipo del presidente electo con Cruz y la congresista republicana María Elvira Salazar. Recientemente, la recién nombrada ministra de Asuntos Exteriores de Milei, Diana Mondino, habló con Salazar, que tiene previsto viajar a la toma de posesión de Milei con una delegación de cinco o seis republicanos estadounidenses, dijo Merlo.

“Lo que hay en la región es mucha centroizquierda, algo de extrema izquierda y unos pocos gobiernos que odian a Estados Unidos”, dijo Merlo. “Para los latinoamericanistas en el Partido Republicano, es genial ver a un presidente que dice que no quiere tener nada que ver con China, que condena lo que está pasando en Venezuela y que no quiere tener nada que ver con Cuba”.

Milei también podría beneficiarse de los estrechos vínculos con el movimiento conservador estadounidense. Las alianzas con Trump y el expresidente brasileño Jair Bolsonaro ayudan a dar credibilidad a un presidente electo que es aún más outsider que cualquiera de esos dos líderes, que al menos tenían experiencia en el mundo empresario de Estados Unidos y con el establishment militar de Brasil, según la analista política argentina Ana Iparraguirre. Una victoria de Trump el próximo año podría, en particular, proporcionar cobertura política a Milei para ejecutar algunas de sus propuestas más audaces.

La derecha también busca abrirse paso

Diez republicanos conservadores de la Cámara de Representantes, liderados por el legislador de Texas Chip Roy y Salazar, enviaron una carta el pasado miércoles felicitando a Milei y ofreciéndose a trabajar con él. “Su mensaje de libertad, libertad y avance de la prosperidad económica a través de un gobierno limitado y responsabilidad fiscal ha unido al pueblo argentino de una manera histórica”, decía la carta.

Grover Norquist, presidente del grupo anti impuestos Americans for Tax Reform, dijo que los asesores de Milei le habían pedido que confeccionara una lista de conservadores en Estados Unidos para invitarlos a la toma de posesión. Norquist viajará también a Buenos Aires y planea reunirse con el asesor financiero de Milei y otros funcionarios.

“Es un tipo muy leído; sus discursos son tan elocuentes en comparación con lo que la prensa siempre dice de él”, dijo Norquist. “Sobre todo queremos preguntarle cómo quiere hacer las cosas y qué podemos hacer para ser útiles”.

Ver más | lanacion

Ver más | Política

Ver más | Mundo

Descubre más desde INFOPASO

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Scroll al inicio