Consejos imprescindibles para disfrutar del vino

Consejos imprescindibles para disfrutar del vino y sacarle el mayor provecho a cada botella es posible si se tiene en cuenta lo siguiente.

Enfriar los blancos

Cuando hablamos de disfrutar un buen vino, la temperatura es clave. Y no, no es un capricho de sommelier, ¡es ciencia pura! Los componentes del vino se comportan de manera diferente en tu boca según la temperatura a la que los sirvas. Para los blancos, esto es especialmente importante. Por ejemplo, los ácidos se ponen a tope a altas temperaturas. Así que, se sirven fresquitos para que esos sabores no te atropellen. Pero ojo, si los congelas, podrías hacer que pierdan su encanto aromático. La jugada maestra es mantenerlos entre 9 y 11 grados. Esto también se aplica a los rosados.

Refrescar los tintos

Sí, de nuevo la temperatura es protagonista. En el caso de los tintos el alcohol y la acidez pueden ser villanos de película si sirves tu vino más caliente de lo que deberías. Pero, como todo en la vida, hay que encontrar el equilibrio. Si está muy fresco, los taninos se ponen astringente, y si está “caliente” el alcohol se adueña del show. La jugada maestra es mantenerlos a unos 13 grados si son jóvenes, y unos 15 si han pasado un tiempo en barrica. Obvio que para esto contar con una cava es ideal.

Burbujas bajo control

Con los espumosos la temperatura también es muy importante y si bien es sabido que se beben fríos hay que estar muy atentos durante el servicio de los mismos. Para esto vinos es indispensable contar con un balde con agua y hielo para conservar la botella fría todo el tiempo. Ahora bien, mientras que al momento de descorchar un blanco si la temperatura no es la adecuada puede corregirse si lo enfriamos en la mesa, con los espumosos esto puede no tener solución. El gas carbónico se expande como a altas temperaturas y las burbujas se vuelven incontrolables al momento del descorche. La temperatura ideal para estas botellas es entre 6 y 9 grados.

Cuida tus botellas

Tus vinos en casa merecen un trato especial. Guárdalos lejos del calor, la luz y los movimientos bruscos. Estos tres son los enemigos número uno del vino y podrían arruinar cualquier botella. Si eres de los que siempre quiere tener una botella a mano, considera invertir en una heladera especial para vinos o, si eres un coleccionista empedernido, piensa en espacios más grandes y especiales para conservar tus tesoros.

Las copas que se merece el vino

A estas alturas, ya sabes que el tipo de copa puede cambiar completamente la experiencia. Aquí va el truco: ten al menos tres tipos diferentes en casa. Copones para los tintos, copas medianas para los blancos y unas con forma de tulipa para los espumosos, no necesariamente formato flauta. Si no tienes espacio para toda esa variedad, no te preocupes, los copones para tintos son un comodín que funciona siempre. Cuando las uses con blancos o espumosos, simplemente sirve menos para que no pierdan su frescura.

Comparte la experiencia

Aprender sobre vinos no es algo para solitarios. ¡Nunca aprenderás tanto como cuando compartes copas y experiencias con amigos! Cada uno encontrará sabores y aromas diferentes, y al hablar de lo que sienten, todos empiezan a desarrollar un súper olfato y paladar. Así que, reúne a tu grupo de cata, organiza catas y degustaciones juntos.

Descorcha antes de guardar

No, esto no significa que tengas que abrir una botella antes de ponerla a descansar. Lo que queremos decir es que siempre debes probar aquel vino que deseas guardar. No querrás tener mucho tiempo en tu cava un vino que no conoces o bien podría no gustarte. Cada botella que guardas genera expectativas para el futuro descorche, y si la elección no era la correcta, la decepción podría ser un balde de agua fría. En estos casos, las críticas caen siempre sobre el vino, incluso si no era de guarda. Así que, asegúrate de saber qué estás guardando y busca información de la bodega para saber cuánto tiempo podrás disfrutarlo.

Apuesta por la diversidad

El mundo del vino puede ser una montaña rusa de emociones. Una vez que encuentras una etiqueta que te roba el corazón, es fácil quedarse pegado a ella. Pero hay miles de vinos esperando a ser descubiertos, ¡y podrías encontrar algunos que te gusten incluso más que tu favorito! No te encierres en tus preferencias, explora diferentes productores, regiones y sabores. La curiosidad es la clave para seguir disfrutando de este maravilloso mundo del vino. ¡Siempre hay algo nuevo por descubrir!

Ver más | bonvivir

Ver más | Gourmet

Descubre más desde INFOPASO

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Scroll al inicio