Bullrich sumará a Macri para hacer campaña

Tregua en JxC: Bullrich sumará a Macri para hacer campaña en un distrito clave y para una foto que envidiará Milei.

La candidata de JxC estrenó la nueva estrategia proselitista con un rol más activo del ex presidente, una casa rodante para recorrer el país y segmentos de votantes definidos a los que quiere captar. Un viaje al Chaco con expectativa de festejo.

Superadas las tensiones internas, Mauricio Macri se sumará de manera más activa a la campaña de Patricia Bullrich: estará en Córdoba el martes y el miércoles para explotar su buena imagen en la provincia en beneficio de la candidata de Juntos por el Cambio, se subirá a una recorrida en “la Patoneta”, la casa rodante de la postulante que comenzó a recorrer el país, y este viernes ambos compartirán un encuentro del Grupo Democracia y Libertad con ex presidentes iberoamericanos.

Pero, ¿se superaron las tensiones internas? Macri considera que hizo todo lo que podía para contrarrestar las sospechas que generaron sus coqueteos con Javier Milei. Luego de regresar al país, hace una semana, elogió de manera insistente a Bullrich e incluso se animó a criticar por primera vez al candidato libertario,a quien le atribuyó “intolerancia a la crítica” y “ponerse violento cuando alguien piensa distinto”. Dos días más tarde, en un almuerzo en el Rotary Club de Buenos Aires, el ex presidente no respondió de manera taxativa si aceptaría un cargo si La Libertad Avanza gana las elecciones, pero recién ante una pregunta de Infobae tuvo una definición tajante: “No voy a formar parte de ningún Gobierno -dijo-; si no, me hubiera presentado yo en las elecciones”.

Bullrich quedó satisfecha con la postura del ex mandatario. Si bien el fin de semana pasado habían consensuado en una videollamada qué iba a decir Macri cuando reapareciera en televisión, en el entorno de la postulante de JxC temían que dijera alguna palabra de más o de menos. La ex ministra de Seguridad le había pedido que fuera más contundente en el apoyo a su candidatura y, a la vez, en su posición respecto de Milei. De todas formas, Bullrich no cree que Macri haya actuado de mala fe al dar hasta ahora la sensación de que estaba demasiado cerca del líder libertario.

En realidad, según le explicó el ex presidente, no creía que tuviera que explicar algo que considera obvio, como el apoyo a una candidata a la que ya había respaldado tácitamente en la interna contra Horacio Rodríguez Larreta. Y, además, admitió que evita criticar de manera frontal a Milei porque, en realidad, no quiere enojar a sus votantes, entre quienes Bullrich podría obtener apoyos.

Por eso en el encuentro del Rotary se mostró muy prudente al referirse a Milei y a su electorado: destacó que él era “muy respetuoso” de la gente que eligió al libertario y aseguró “entender el enojo y la frustración” de quienes lo convirtieron en el candidato más votado en las PASO. A esos votantes Macri les propuso que apuesten a la experiencia en la gestión que tuvieron Bullrich y su equipo.

Tanto Bullrich como Macri endurecieron sus críticas contra el Gobierno y no es casual: en los focus group encargados por el equipo de campaña de la candidata apareció un fuerte componente antikirchnerista de los votantes de Juntos por el Cambio y en los de Milei. Por eso cuando presentó su libro Bullrich insistió en que solamente JxC podría “terminar con el kirchnerismo para siempre”. De paso, fue una forma de castigar al libertario sin nombrarlo: los operadores bullrichistas creen que una parte del electorado duro empieza mirar de reojo al candidato de La Libertad Avanza por la trama que lo une a Sergio Massa y a sindicalistas de la vieja guardia como Luis Barrionuevo.

Quienes rodean a Bullrich creen que la candidata retiene el 28% de votos que obtuvo Juntos por el Cambio en las PASO (incluso la mayoría del 11% que eligió a Larreta) y que sólo necesitaría 4 o 5 puntos para entrar en el balotaje. Algo que consideran posible porque la coalición opositora siempre subió su cantidad de votantes en las elecciones generales respecto de las PASO y hay muchos apoyos para captar en ese universo de 11 millones de personas que no participaron de las primarias.

En ese objetivo, Macri encontró un andarivel para meterse en la campaña: fue el ex presidente quien le propuso a Bullrich el viaje a Córdoba para hacer campaña para Juntos por el Cambio. Esa provincia, el segundo distrito electoral más grande del país, fue un bastión del ex jefe del Estado: en las elecciones de 2019 arrasó con más del 60% de los votos, aunque en las últimas PASO fue uno de los 16 distritos del país en los que ganó Milei y allí Juntos por el Cambio perdió casi un millón de votos respecto de las primarias de hace cuatro años. Ahora, Macri procurará recuperar aquella preeminencia electoral.

Ver más | infobae

Ver más | Política

Descubre más desde INFOPASO

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Scroll al inicio