Una navidad con rostro humano

Por Lautaro Barbis

Junto a un grupo de jóvenes de Paso de la Patria, visitamos merenderos, comedores y barrios vulnerables de nuestra localidad para provocar una sonrisa a los niños y las niñas, regalándoles un juguete en esta navidad.

Sin lugar a dudas, el año que concluye no ha sido para nada fácil. La fragilidad de la situación económica repercutió en cada casa y cada bolsillo de nuestra Argentina. Además, el hecho de estar lejos de nuestros afectos y seres queridos, representó un verdadero desafío para cada uno y cada una de nosotros. Los niños y las niñas, no estuvieron exentos de esta calamitosa situación. Por lo contrario, sus esfuerzos estuvieron a la par que el de los adultos: resignaron su impresindible asistencia al jardín y a la escuela; estuvieron lejos de sus compañeros y amigos; jugaron y aprendieron solos y con sus padres en sus casas; pero sobre todo, se cuidaron y nos cuidaron.

Junto a los Jóvenes Protagonistas del Presente (@jovenesprotagonistasok) decidimos involucrarnos y comprometernos con la realidad que atraviesan nuestros vecinos y vecinas más chiquitos para reconocer el enorme esfuerzo que hicieron este año. Desde fines de noviembre, visitamos a comerciantes, emprendedores, trabajadores y jóvenes de Paso de la Patria, invitándolos a participar de un sueño: entregar un juguete a los niños y las niñas de los merenderos, comedores y barrios vulnerables de nuestra localidad. En muy pocos días, la comunidad local contribuyó donando juguetes y comprando bonos solidarios para poder comprar juguetes, dando cuenta de su confianza y compromiso para cumplir este sueño.

En tres dias, recorrimos dos comedores y tres merenderos municipales de Paso de la Patria, regalando un juguete a más de 450 niños y niñas, a lo largo y lo ancho de nuestra querida ciudad. Agradecemos de corazón a cada uno y a cada una de los que nos apoyaron y, en especial, a las mujeres encargadas de estas instituciones que tomaron particular relevancia en el contexto actual de pandemia, en el que las necesidades estuvieron a la orden del día.

Creemos que la política se fortalece cuando los vecinos y las vecinas participamos y trabajamos en equipo persiguiendo objetivos comunes. Creemos que los debates se enriquecen al sumar ideas, propuestas y experiencias en la construcción un mejor presente en el que vivir y un mejor futuro al cual aspirar. Creemos en la vocación política, en la decisión de no resignarnos a transformar nuestra realidad y en hacer hasta lo imposible para lograr cambios positivos.

Los tan necesarios barbijos no lograron tapar las sonrisas que cientos de niños y niñas nos regalaron al recibir sus jugutes y pasar un buen momento. En cada uno y cada una de nosotros, está la potencialidad para transformar nuestro entorno. Este es el camino: escuchar y comprender las distintas realidades que diariamente atraviesan nuestros vecinos y vecinas para trabajar codo a codo y en equipo en la construcción de un camino en común para recorrerlo juntos.

Por Lautaro Barbis

Deja un comentario