¿Quiénes serán candidatos a Gobernador en Corrientes?

La ansiedad esmerila las bases de ECO.

Ricardo quiso meter un freno a los rumores, ratificando que su postulante será radical, pero logró que referentes de la alianza como Canteros le demuestren que comenzó a sufrir el síndrome del pato rengo. Los potables del radicalismo eligieron el perfil bajo. Algunos se “borraron”, a la espera de la buena nueva en marzo; otros siguen a plena gestión para sumar puntos.

El martes, Arturo pateará el tablero. El ex Gobernador le recordará al actual que no es el dueño de la UCR y apuntará a poner en marcha los mecanismos democráticos de selección de candidatos. Dos pesos pesados se ubican en el centro del ring radical.

El Partido Justicialista ya camina a paso firme hacia octubre, con un candidato definido que pica en punta y un apoyo territorial contundente, Camau Espínola. Mientras, en Encuentro por Corrientes se comen las uñas tratando de traducir alguna mueca, algún gesto o algún silencio de Ricardo Colombi que les otorgue algún atisbo sobre quién será el elegido para encabezar la boleta oficialista.

Lo único que atinó a hacer el mandatario fue ratificar que quien elija será de ECO y radical, en un intento de aplacar las versiones sobre posibles imposiciones o negociaciones que permitieran algún engendro con un “tapado” o un macrista (Jetter/Tarragó).

La sentencia de Colombi sepultó en cierta forma las aspiraciones del vicegobernador, Gustavo Canteros, quien no rubricó la pertenencia de Proyecto Corrientes -su partido- a la alianza ECO + Cambiemos.

Pero en realidad eso fue sólo un intento del mercedeño, que otrora hubiera conseguido que sus palabras fueran una realidad inmediata que ningún correligionario o aliado se hubiera animado a negar; sin embargo, lejos de amilanarse, el Nº 2 de la Provincia sostuvo su postura y remarcó que continuará trabajando para ser el que encabece la lista oficialista en octubre, asegurando que respetará a los demás candidatos de la alianza.

En resumen, Colombi recibió un poco de su propia medicina. Acostumbrado a marcar la cancha, ahora se la marcó un aliado cofundador de ECO. Fuera del frente gobernante, lo ocurrido fue una muestra de que el almanaque comienza a enrostrarle la realidad al Gobernador. “Ricardo pierde poder”, se escuchó en los búnkers de distintas fuerzas políticas aliadas y opositoras.

Esto ocurre porque la ansiedad comenzó a opacar la visual de muchos exponentes de la Unión Cívica Radical y de los partidos que la acompañan como socias al frente del Gobierno. Tal como el caso de Canteros, se suceden otros tantos sin el alcance mediático que obtuvo el mencionado ut supra.

Se sabe que hasta los ricardistas más fieles no soportan la espera y se quejan en reuniones breves que ocurren en cada acto en Casa de Gobierno o en el Interior. Desearían que, por lo menos, el elegido diera alguna señal para que éste pueda comenzar a prepararse y no sufrir lo que podría ocurrirle a Tassano.

Se podría repasar lo que sucedió con el postulante radical a la Intendencia capitalina. Tuvo que esperar hasta mediados de febrero para conocer su suerte, la cual no fue acompañada, puesto que días después de instalarse como el “hombre” de ECO en Capital, Fabián Ríos consiguió la boleta electrónica y así adelantar las elecciones. Por lo tanto, al Diputado radical se le recortó la campaña a tres meses, dejándole por delante una tarea titánica, teniendo en cuenta que enfrente estará el Jefe comunal, un animal político incansable, que tiene como prioridad la gestión “7 x 24”.

Muchos eligen otro ejemplo. Lo sucedido con el Frente para la Victoria en las presidenciales de 2015. Cristina quiso evitar el síndrome del pato rengo y retrasó la nominación del candidato, dejando que Randazzo, Domínguez, Urribarri y hasta Capitanich comenzaran una guerra de guerrillas en las bases kirchneristas que implosionó con la ubicación de Scioli al frente de la oferta para la Primera Magistratura.

El ex Gobernador bonaerense no tuvo oportunidad de marcar alguna diferencia con un modelo agotado con vicios expuestos en las semanas anteriores a las elecciones. En realidad, a último momento eligió no despegarse de la marca K, pero siquiera tuvo tiempo de ofrecer algún agregado superador. Quedó como más de lo mismo ante la ciudadanía, que ya venía con 12 años de los Kirchner. En Corrientes temen que ocurra lo mismo con el ungido de ECO. Si bien tendrá que asegurar fidelidad plena al mandamás, también se verá obligado a ofrecer un plus que entregue al electorado un detalle seductor después de 16 años de radicalismo gobernante.

Colombi dijo que anunciará en marzo; ergo, será un mes perdido de campaña. Los avances deberán contarse desde abril, dejando poco más de medio año para proponerse como la mejor opción. Del otro lado, Camau Espínola, que hace meses camina la provincia y soporta las encuestas con números más que alentadores.

Ver más | diarioellibertador.com.ar

Ver más en InfoPaso | Política