Mitos y verdades del 5G en América latina

Los mercados maduros están prontos a iniciar sus pruebas piloto con el nuevo estándar. Mientras, en América latina, sigue la batalla por el 4G.

Mitos y verdades del 5G en América latina

Mientras que, en América latina, la mayoría de los usuarios utiliza redes móviles 3G, y la adopción de tecnología 4G avanza a buen ritmo, la próxima generación -conocida como 5G- se convirtió en uno de los temas candentes en mercados más maduros.

Esto se hizo evidente en la última edición del Mobile World Congress 2017 (MWC), que se llevó a cabo, como todos los años, en Barcelona. No es para menos: según la GSMA, la asociación de operadoras de celulares global y organizadora de la feria, para 2025, la plataforma 5G habilitará 1.100 millones de conexiones de móviles en el mundo. Entre los más de 110.000 personas que asistieron al MWC, los puntos de vista respecto a cuándo los usuarios podrán acceder a los servicios que promete la conexión 5G son divergentes.

De hecho, mientras los desarrolladores de esta tecnología trabajan para impulsarla, los operadores móviles analizan el impacto que tendrá en su negocio y cómo aumentar sus ingresos para recuperar la inversión que requiere.

Revolución, no evolución

“Esta tecnología, hoy, es considerada, en el mundo, más como una revolución que como una evolución de 4G, porque plantea no solo una mayor velocidad sino, principalmente, qué tipo de aplicaciones soportará, como las relacionadas con realidad virtual, distribución de video de alta definición, gaming, autos conectados y ciudades inteligentes,” explicó a INFOTECHNOLOGY Lucas Lodeiro, cofundador, director de innovación y Chief Technical Officer (CTO) de Intraway Corporation, una empresa de software especializada en plataformas de Service Delivery para video, broadband y multimedia. Para Lodeiro, el concepto de 5G está alcanzando su pico de popularidad pero le falta madurar, especialmente en regulación. “De hecho —aclara— no hay definición de estándares y, sobre todo, falta entender cómo se justificará la inversión.” José Otero, director de  la región CALA de 5G Américas, una organización sin fines de lucro compuesta por proveedores de servicios y fabricantes de la industria de las telecomunicaciones, detalla que hay varios factores que pueden demorar el lanzamiento de redes 5G en determinados países.

“Hay que considerar la necesidad de espectro radioeléctrico limpio y, también, habrá que modernizar el cableado. Definitivamente, hay mucho por hacer en este sentido en América latina en términos de infraestructura. La buena noticia es que los operadores móviles están invirtiendo y, en varios países, se están llevando a cabo distintas acciones para aumentar el nivel de conectividad”, dice. Estima que esta tecnología llegará a la región dos años después del primer lanzamiento comercial que se realice a escala mundial.

Enrique Carrier, titular de la consultora Carrier & Asociados, agrega que, para desplegar 5G, las telcos también tienen que aumentar la densidad de antenas con el objetivo de dar más capacidad. “Por todos los movimientos que implica 5G para los operadores, a muchos de ellos no les termina de convencer el avance puesto que todavía están desplegando 4G. Desde el punto de vista de los fabricantes, la mirada es distinta porque, lógicamente, ellos la impulsan para mantener su negocio”, sostiene el analista.

Mucha paciencia

Todos los entrevistados coinciden en que el estándar oficial respecto a 5G no estará listo hasta el año 2020, por ende, lo que se comercialice antes de esa fecha puede ser una tecnología distinta a la que luego se defina oficialmente. “Hay muchos proveedores desarrollando tecnología para 5G y cada uno tiene sus propias versiones, por eso, hoy por hoy, lo que hay son estimaciones”, explica Sebastián Cabello, jefe para la Región de GSMA, y opina que el primer lanzamiento podría ser en Corea, Japón o algún país de Europa, ya que están muy avanzados en las pruebas.

Poniendo los pies sobre la tierra, lo cierto es que lo que hay son conjeturas y trabajo en equipo para lograr consenso. Algo con lo que está muy de acuerdo Lodeiro, “ya que todavía faltan madurar elementos claves como la definición de estándares y los casos de negocio que justifiquen la inversión del despliegue de redes. Eso va a tomar —por lo menos— dos o tres años”, proyecta. Para él, 5G va a ser una realidad en nuestra región en 2025 y, posiblemente, en la Argentina llegará más próximo a 2030. “Antes de la llegada de 5G, en América latina, experimentaremos la tecnología LTE avanzada, que es un paso más allá de LTE, que es lo que existe hoy”, dice Otero. Frente a este escenario, Cabello concluye: “En cuanto esté aprobado el estándar, se iniciarán las pruebas y paulatinamente veremos lanzamientos comerciales en distintas partes del mundo. Lo importante es que, en el futuro, habrá redes heterogéneas, ya que 5G no es sustitutivo, sino complementario”.

El impacto para los CIO

Según datos de la GSMA, en el año 2016, se registraron en América latina unos 25 millones de dispositivos conectados a Internet, lo que se conoce bajo el término Internet de las Cosas (IoT), y la tendencia indica que habrá unos 530 millones de unidades en 2020. Para los CIO, 5G deberá estar en sus agendas ya que, gracias a esta tecnología, podrán avanzar en la implementación de la IoT en sus empresas. Si consideramos las distintas industrias, algunas de las que más provecho obtendrán de la nueva tecnología son las firmas de agro, logística, salud y finanzas, pero todo esto depende de cómo se desarrolle la implementación.

“Mientras no haya despliegue de redes 5G, los CIO pueden fantasear con lo que podrían llegar a hacer con esta tecnología, pero obviamente estarán limitados luego a la disponibilidad de la red. Seguramente los ejecutivos estarán monitoreando cómo avanza el tema pero aún es temprano para planificar acciones”, concluye Carrier.

¿Y los fabricantes?

Aunque los organizadores del MWC 2017 estiman que la masificación de las redes de 5G se producirá en 2019, hay marcas que aprovecharon la feria para presentar sus innovaciones. Por ejemplo, la compañía china Huawei propone construir una sociedad hiperconectada. Al igual que la surcoreana Samsung, considera que el futuro de las telecomunicaciones se encuentra en los servicios en la nube. En este sentido, presentó una infraestructura de red de próxima generación, una estación base de radio 5G y un dispositivo de acceso inalámbrico también conocido como Fixed Wireless Access. La firma china ZTE presentó el Gigabit Phone, teléfono inteligente con capacidad de conectarse a internet a un gigabit por segundo orientado a lo que será el 5G, con lo que compite por la rapidez de conexión y descarga. Por su parte, la operadora Vodafone presentó tecnologías de 5G a sistemas 4G que ya tiene en funcionamiento para iniciar así su evolución, como su sistema M-MIMO, que, según promete la firma, reduce cinco veces su tiempo para conectarse y amplía su capacidad. Más allá de las especulaciones, lo cierto es que 5G, que hasta el momento está sentando sus bases de normatividad e infraestructura, se comenzará a desplegar de forma comercial en los próximos cinco años.

Cifras para entender el mercado latinoamericano

4G LTE en América latina creció 121 por ciento anual: de 51 millones de conexiones a fines de 2015, se llegó a 113 millones a fines de 2016.

El 92 por ciento de la región tiene conectividad 3G.

El 69 por ciento de la región tiene conectividad 4G.

55 por ciento del total de las conexiones móviles latinoamericanas proviene de los smartphones.

Con las redes 5G los usuarios podrían descargar una película de 1 GB en un segundo.

Fuente: GSMA Intelligence

Ver más en InfoPaso | Tecnología