Las claves del resultado

En la provincia mediterránea, Cambiemos obtuvo la mayor diferencia de todo el país. Alta participación y menos voto en blanco.

Las claves del resultado
Las claves del resultado.

Ganó en menos, pero en las que valen más. Mauricio Macri se quedó con nueve de las 24 provincias en el balotaje presidencial. Retuvo las cinco en las que había ganado en la primera vuelta y consiguió revertir el resultado en otras cuatro. Además, se acercó en Buenos Aires, donde se concentra casi el 40% del electorado.

Córdoba, la clave. En un juego matemático caprichoso, podría resumirse que la provincia mediterránea, gobernada por un peronista que fue y vino en su relación con los K, explica el triunfo de Macri. A grosso modo, allí, con más de 70 puntos, Cambiemos sacó la diferencia que obtuvo a nivel nacional. Más de 700 mil votos.

Buenos Aires, más cerca. Si bien Daniel Scioli finalmente consiguió un triunfo en el distrito que gobierna desde hace 8 años, y esto lo ayudó a evitar una debacle mayor, el líder del PRO se acercó y quedó a poco más de 2 puntos. Nada, para la provincia en la que el kirchnerismo centraba sus expectativas de victoria.

Las otras “grandes”. Como en la primera vuelta, Macri se hizo muy fuerte en los grandes centros urbanos. Y así, retuvo los distritos y amplió las diferencias en la Ciudad de Buenos Aires (64,8 a 35,2), Santa Fe (55,75 a 44,25) y Mendoza (57,55 a 42,45). Pero además, dio vuelta la elección en Entre Ríos, donde había perdido en la primera vuelta por poco y ahora obtuvo un triunfo claro (53,83 a 46,17).

No pesó la tradición PJ. Hubo otras tres provincias en las que ahora ganó Macri, con fuerte tradición peronista. Dos muy simbólicas: Jujuy (53,15 a 46,85), donde el radical Gerardo Morales ya había triunfado para gobernador el 25 de octubre; y La Rioja (56,55 a 43,45), tierra del ex presidente Carlos Menem y donde habrá mandatario peronista. La tercera fue La Pampa, distrito díscolo para Cristina Kirchner, que ahora reflejó su espíritu anti K y Cambiemos ganó por poco (50,99 a 49,01).

El voto en blanco, más abajo. Ya había experimentado una caída sintomática entre las PASO y la primera vuelta. Y ahora, el voto en blanco volvió a caer; apenas pasó el 1% de los sufragios totales, con unos 300 mil votos. Lejísimos de los más de 1,2 millón del 9/8.

Alta participación. La suma de unos 2 millones de electores había explicado en gran parte la buena performance de Macri el 25/10. La mayoría de los que fueron a votar esa vez y no habían ido en las primarias lo eligieron a él. Ayer, la participación de electores siguió siendo alta: casi 81%, similar a la primera vuelta y muy arriba que en las PASO (75%).

Ver más | clarin.com

Ver más en InfoPaso | Política