Juegos Olímpicos de la Juventud

Con una fiesta al aire libre, Buenos Aires se transforma en la capital del olimpismo. Desde las 18 habrá shows sobre la avenida 9 de Julio, con epicentro en el Obelisco, donde a las 20 comenzará la ceremonia inaugural de una cita deportiva histórica.

Era un mediodía de calor en Río de Janeiro cuando a poco de comenzar los Juegos Olímpicos de 2016, la charla informal entre un puñado de periodistas argentinos con Leandro Larrosa se congeló de golpe. “No cuenten nada, pero queremos que nuestra ceremonia inaugural sea en el Obelisco, al aire libre, para cientos de miles de personas”, dijo entonces el CEO de Buenos Aires 2018. El off the record se cumplió entonces a rajatabla, porque el periodismo tiene códigos, aunque muchos no los respeten. Y este sábado aquel sueño se plasmará en la práctica.

Es una jugada muy fuerte la que decidieron Larrosa y Gerardo Werthein, presidente del Comité Organizador de los terceros Juegos de la Juventud. Porque esperan 250.000 espectadores a lo largo de la avenida 9 de Julio, con epicentro en el Obelisco, símbolo porteño, y siempre hay cuestiones imprevisibles cuando de multitudes en la calle se trata. Porque el espectáculo será gratuito, la gente llegará por transporte público, ante un amplio perímetro cercado, y el alerta de seguridad es máximo.

Y porque más allá de que no hay un escenario único, sino que el espectador verá desde las 18 pasar shows delante suyo por la 9 de Julio, la cúpula sabe que de 20 a 21.30, la ceremonia inaugural será vista en vivo por el mundo. El centro de atención estará en Buenos Aires y no hay lugar para fallas. El planeta de los cinco anillos se muda a la capital argentina.

El presupuesto de la ceremonia es de 10 millones de dólares, que representa alrededor de un 5 por ciento de los gastos operativos de Buenos Aires 2018, reconocidos por Werthein a este diario en “entre 200 y 215 millones” de esa moneda, mientras que la Ciudad comunicó que invirtió 450 millones de dólares en infraestructura.

El evento estará a cargo de Ozono Producciones a través de Fuerza Bruta, el masivo grupo artístico que impacta siempre por su versatilidad y despliegue en escena y que dejó su impronta en los festejos por el Bicentenario de la Nación, en 2010.

Queríamos una ceremonia hecha por argentinos para el mundo. Que nadie viniera de afuera a decirnos lo que teníamos que hacer, como pretendieron decirnos empresas que se nos acercaron. Creemos que somos un país con suficiente nivel de evolución como para saber cómo queremos la ceremonia de nuestros Juegos. La idea que nos presentaron con Fuerza Bruta es muy linda y la gente la va a disfrutar”, le dijo Werthein a Clarín.

En el plano artístico, la fiesta comenzará desde las 18 en diferentes escenarios montados a lo largo de la 9 de Julio, pero será móvil como para que nadie que se haya acercado con su familia se pierda lo que esté sucediendo.

Sin importar la cercanía con el Obelisco, espectáculos pasarán delante de todos en el centro porteño. “Los conceptos de la ceremonia son la inclusión y la participación. Las cosas hay que hacerlas para todos y no para el campo VIP. La idea es ir a pasar un día histórico en la Argentina, que impactará en el mundo”, comentó el presidente del Comité Olímpico Argentino.

Para quienes se queden en sus casas, la ceremonia de apertura se podrá ver en vivo por la TV Pública, DeporTV y TyC Sports, mientras que por streaming se podrá seguir por la plataforma www.cont.ar y por el Canal Olímpico del COI (www.olympicchannel.com). Lo mismo sucederá desde el domingo con las competencias deportivas en las que participarán 4.000 atletas de entre 15 y 18 años hasta el jueves 18.

Quienes pasan habitualmente por el Obelisco fueron notando durante los últimos diez días los cambios en el emblema de la Ciudad, desde una punta intervenida a cables colgando y colores y números en sus caras.

Los ensayos se hicieron visibles para todos, con artistas en la altura. En la tarde del viernes, hubo un ciclista rodando por una cara del Obelisco y artistas sobre unos anillos olímpicos levantados por una enorme grúa. Nada de vértigo. El secreto es absoluto sobre lo que se ofrecerá a una audiencia global, pero no faltará impacto.

“Si el minuto de publicidad más caro de Estados Unidos lo tiene el Superbowl, nosotros vamos a tener 90 minutos durante los cuales el mundo nos va a estar mirando. Será uno de los tantos actos multitudinarios que se vieron en la historia en la 9 de Julio, pero muy ordenado y único por el contexto. Será el relanzamiento de la Argentina al mundo”, agregó Werthein.

¿Por qué al aire libre y en la principal avenida porteña, a sabiendas de las complicaciones que hubo en el tránsito durante los días previos? Porque Buenos Aires 2018 se basa en conceptos como la cercanía del espectador, la gratuidad para ver deportes -600.000 personas gestionaron el Pase Olímpico en forma de pulsera- o actividades recreativas y el no uso de grandes estadios. ¿Ha molestado a miles de personas el corte en la 9 de Julio? Seguro, en un contexto de cortes recurrentes. ¿Vale la pena por lo que se verá este sábado? Cada uno tendrá su respuesta.

Además del show artístico, la ceremonia inevitablemente estará atravesada por formalidades del olimpismo, como los discursos de Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional, y de Werthein; los izamientos de las banderas y los acordes de los Himnos olímpico y argentino; y el desfile de las delegaciones, con sus respectivos abanderados.

El de Argentina será Dante Cittadini, velista campeón mundial juvenil de la clase Nacra 15 junto a Teresa Romairone, quien fue elegida para realizar el juramento de los atletas para respetar las normas y el juego limpio.

Más allá de invitados VIP, de la presencia del presidente Mauricio Macri y de la invitación a quienes ejercen cargos ejecutivos -desde el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, a todos los gobernadores-, no habrá mayor presencia política en la ceremoniaNo es la idea.

El núcleo de la fiesta está pensado para el espectador de a pie, que presenciará en vivo lo que sucederá delante de sus ojos. La fiesta de la cita multideportiva más grande de la historia en suelo argentino está por comenzar. A preparar los sentidos.

Ver más | clarin.com

Otros artículos interesantes...